Jueves 8 de Diciembre de 2022

  • 31.7º

31.7°

EL Clima en Saladillo

CURIOSIDADES

18 de octubre de 2022

Hallan los restos de un submarino militar alemán en Necochea

El naufragio fue detectado a dos millas de la costa por un grupo de investigadores aficionados conocido como “Eslabón Perdido”

Un extraño hallazgo en cercanías del puerto de Quequén de Necochea ha vuelto a abonar la creencia de que algunos jerarcas nazis arribaron de manera furtiva a costas argentinas, meses después de la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Se trata de los restos de una nave de unos 80 metros de eslora cuyas características permiten suponer que pertenecen a un “U-Boot”, un submarino militar alemán.

El naufragio fue detectado a dos millas de la costa por un grupo de investigadores aficionados conocido como  “Eslabón Perdido” que, tras inspeccionar el lugar con un bote inflable, denunció ante Prefectura el hallazgo de un gran casco de metal de origen desconocido sumergido a escasa profundidad. El hallazgo fue catalogado por el Servicio de Hidrografía como un ‘casco a pique’ a una “profundidad mínima”, ubicado a una distancia de

2,3 millas náuticas de la costa –casi frente a las playas de Costa Bonita y

Arenas Verdes  y a 5,7 millas náuticas del puerto de Quequén.

Un guardacosta de Prefectura dotado de tecnología para el rastreo de naufragios, buzos especializados y un equipo robótico para la captura de imágenes submarinas de máxima calidad documentaron los restos semi enterrados sin poder asociarlos con los de ningún hundimiento del que se tenga registro documental.

Entre las imágenes capturadas algunas muestran lo que sería un periscopio, un mástil, una escotilla, cañerías y engranajes.

Si bien tras analizar el informe de Prefectura el Ministerio de Seguridad concluyó que no puede determinarse si los restos pertenecen a un barco o un submarino, expertos del Consejo Profesional de Ingeniería Naval descartaron que se trate de un buque.

Los ingenieros navales concluyeron que la “zona de dispersión” del naufragio guarda relación con el tamaño de los submarinos oceánicos de la Segunda Guerra Mundial, del tipo IX y XXI, que tenían más de 76 metros de eslora, e indicaron que una parte de la estructura analizada  “resulta compatible con la torreta de un U-Boot” (abreviatura de Unterseeboot, submarino en alemán). Para el investigador Abel Basti, coordinador de Eslabón Perdido, lo encontrado no sólo coincide con las características de un submarino militar sino con relatos de lugareños que señalan a la zona como un punto de arribo de nazis sobre el final de la Segunda Guerra Mundial.

“En 1945 hay una denuncia de pobladores que dicen haber visto desembarcos en una playa de Necochea. La policía va y efectivamente comprueba en base a huellas de camión y pisadas de que se ha producido un desembarco, y siguen esas huellas, pero cuando llegan a la puerta de la estancia Moromar, un grupo de hombres extranjeros los recibe a punta de fusil, y los obliga a retroceder. La policía informa pero la orden política es que no se metan”, cuenta el investigador.

“Esa playa coincide exactamente con el  naufragio y corrobora el protocolo de los desembarcos alemanes: primero se produce el desembarco de personas y valores, la nave se retira de la costa lo suficientemente lejos pero no tanto como para que los últimos en abandonarla puedan volver a la playa, a una distancia y profundidad mínima, después de hundirla”, comenta el investigador.

Foto archivo google.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!