Viernes 18 de Junio de 2021

  • 6.7º

6.7°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

CURIOSIDADES

19 de enero de 2016

El 'secuestro' del seleccionador francés por Argentina 78

La tarde del 23 de mayo de 1978, Michel Hidalgo, técnico francés entre 1976 y 1984, tuvo un intento de secuestro, frustrado por el mismo técnico.

 

 

 

 

Son muchas las voces, la última la de Theo Zwanziger (expresidente de la Federación Alemana) pidiendo el boicot al Mundial de Qatar basándose en razones humanitarias. No es la primera vez que sucede en la historia de la Copa del Mundo. De todas ellas, la más tensa giró alrededor del Mundial de Argentina de 1978, marcado por el golpe de Estado de marzo de 1976 y la brutalidad instaurada por la Junta militar que presidió Jorge Rafael Videla. En Europa se generó un intenso debate, protestas y hasta un intento de secuestro del seleccionador francés para reivindicar el rechazo al Mundial que el 1 de junio arrancó en Buenos Aires.

 

La tarde del 23 de mayo de 1978, Michel Hidalgo, técnico francés entre 1976 y 1984, regresaba de su casa de Saint-Sevin a Burdeos. Allí debía coger un tren que le llevaría a París, donde esperaba el Concorde en el que viajaría Francia el día siguiente hasta Buenos Aires, previa escala en Dakar. En un punto de ese camino de apenas una hora, un coche adelantó al de Hidalgo, se le cruzó y de él se bajaron tres personas, una de ellas con una pistola en la mano.

La orden inmediata fue la de dirigirse al bosque pegado a la carretera. El seleccionador francés temió por su vida y la de su esposa. Al llegar a la zona arbolada, Hidalgo se abalanzó sobre el hombre armado, lo tiró y le cogió la pistola del suelo. Ante su sorpresa, el equipo de secuestradores huyó despavorido. El técnico se dirigió a la comisaría más cercana para denunciar lo ocurrido y describir al jefe de la banda como "un hombre de aspecto mediterráneo de unos 50 años".

La policía confirmó que el arma utilizada no estaba cargada y que el vehículo descrito por Michel Hidalgo, un Citröen GS matriculado en París, había sido alquilado en la región de la capital francesa por un militante del grupo llamada Izquierda Proletaria, organización catalogada por las autoridades francesas como de extrema izquierda.

Poco después se recibía una llamada en la redacción de la agencia France Press en la que se asumía la autoría de la fracasada acción: "Tenemos el disgusto de anunciarles el fracaso del intento de secuestro de Michel Hildalgo, patrón de la selección francesa. Queríamos con esta acción, de carácter puramente humanitario:

1. Llamar la atención sobre la hipócrita complicidad de Francia, principal exportadora de material militar a Argentina y que con su participación en el Mundial avala las masacres de Videla.

 

2. Pedir la liberación y la protección hasta la frontera de todos los prisioneros supervivientes hasta la frontera, de las 20.000 personas desaparecidas sabiendo que está en curso su exterminio con el fin de hacer tabula rasa".

Esa reivindicación, unida a la impericia de los secuestradores, hizo que la policía determinara que se trataba de una acción destinada a obtener un alto reclamo mediático. Hidalgo, impresionado por lo ocurrido, insistió antes de viajar en que ellos sólo eran deportistas y que se trataba únicamente de fútbol, aunque aseguró antes de subir al avión que toda la delegación francesa haría lo que estuviera en su mano para conocer el paradero de sus 22 compatriotas desaparecidos en Argentina. A día de hoy, 18 de esos ciudadanos franceses forman parte de la lista de desparecidos o asesinados durante la dictadura militar argentina.

Francia se convirtió en el centro de las manifestaciones en contra del Mundial de 1978. En París fijó su sede el COBA (Comité del Boicot de la Organización de la Copa Mundial de Fútbol por la Argentina), movimiento que no contó con el apoyo de Montoneros, corazón de la guerrilla argentina. La teoría 'monto' se basaba en que los que viajaran a Argentina, por mucho que la dictadura quisiera ocultar pruebas, verían con sus ojos lo que estaba sucediendo o podrían entrar en contacto con ellos para explicarles la realidad argentina.

 

Michel Platini, estrella de la selección francesa que jugó aquel Mundial, reconoció años después lo complicado que fue: "Había una gran presión por parte de los servicios de inteligencia franceses y mucha gente no quería que jugáramos ese Mundial. Hubiera sido justo quitárselo a Videla".

Los jugadores franceses viajaron en medio de un intenso debate en su país. Muchos intelectuales les calificaron de "ciegos" por participar en aquella apología de la Junta argentina. El diario 'Le Monde' encabezó la campaña contra el Mundial argentino.

Sin embargo, desde el Partido Comunista Francés hubo voces, como la de George Marchais (secretario general y bandera del Eurocomunismo) que se mostró a favor de que Francia no boicoteara la Copa del Mundo. Su argumento era que si no se jugaba en Argentina había un montón de sitios en el mundo a los que la selección francesa debería renunciar.

En ese camino se encontró el PCF con el Frente Nacional, creado en 1972 y liderado hasta 2011 por Jean-Marie Le Pen. Con apenas un 0,3% de los votos y cero escaños en las legislativas de 1978, el partido de extrema derecha empapeló la capital con mensajes en los que se apoyaba la organización del Mundial en Argentina y se pedía que no se mezclara política y deporte.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!