Miércoles 28 de Octubre de 2020

  • 12.1º
  • Mayormente nublado

12.1°

EL Clima en Saladillo

ACTUALIDAD

13 de junio de 2015

El equipo de Ramón arruina un debut discontinuo de Argentina

Selección Argentina igualo con Paraguay en el debut de la Copa América 2015.

Argentina dio una de cal y otra de arena en un estreno que debió ganar y que acabó empatando en un final preocupante, pues descubrió carencias defensivas que nadie podía intuir. Ni siquiera el buen partido de Messi le sirvió a los argentinos para arrancar con triunfo el torneo. La Argentina subcampeona en el último Mundial no contó con la mejor versión de Leo y aún así a punto estuvo de lograr el centro mundialista. Qué será de esta, la de Martino, que sí lo tiene pero ni aún así salió triunfador ante una combativa Paraguay.

Banega, Pastore, Di María, Agüero. Todos parecen disfrutar junto a Messi. El primer tiempo ante los paraguayos así lo demuestra. Banega se hizo el dueño en el centro del campo como en el Sevilla con Emery, Di María fue el receptor de las combas de Messi al más puro estilo Neymar y Agüero olfateó la defensa rival hasta que le hincó el diente. Ocurrió en pleno dominio argentino, cuando un mal pase de Samudio lo resolvió Agüero ante Silva como quien no sabe hacer lo contrario. Messi, el terror de Paraguay, hizo el segundo tras un penalti discutible sobre Di María y fue objeto de otro que no pitó el árbitro.

No daba la sensación de que hubiera mayor historia que la Argentina quisiera contar, pero el fútbol a veces sorprende. Ramón Díaz hizo sus oportunas modificaciones y se puso como objetivo inquietar más a Garay y Otamendi. Lo logró, fundamentalmente por la posición más centrada de Haedo Valdez, quien se topó con Romero de entrada y le rebasó poco después con un golazo desde fuera del área. Resultó ser una puerta hacia el abismo para el buen partido argentino, pues ese gol acabó por comprimir un encuentro que parecía resuelto. Messi acarició la sentencia, pero fue Paraguay la que se lanzó a por un empate que rozó con un par de buenas intervenciones de Romero y que consiguió al final, en el último balón al área, cuando Lucas Barrios empalmó sin posibilidad alguna para el portero argentino.

La peor noticia de Argentina fue el resultado y también la falta de control de la situación y de equilibrio con el marcador en clara ventaja. Un partido que debió ganar con un gran Messi terminó con apreturas, calentones y un gol de Barrios que le hizo mucho daño. El fútbol es continuidad. Y Argentina, pese a Messi, no la tuvo. Info: MSN.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »