Viernes 23 de Octubre de 2020

  • 15.2º
  • Algunas nubes

15.2°

EL Clima en Saladillo

DEPORTES

17 de junio de 2015

Golden State Warriors, nuevos campeones de la NBA

Primer título en cuarenta años para los Warriors, que impusieron su talento y su mayor profundidad ante unos Cavaliers agotados. Cuarta final perdida para LeBron.

Los Warriors han llegado al anillo a través de 83 victorias, tercera mejor marca de siempre por detrás de los todavía inalcanzables Bulls de Michael Jordan, Phil Jackson y Steve Kerr: 87 y 84 entre 1995 y 1997. Más perspectiva: sólo cuatro derrotas entre la fase Regular y playoffs en su cancha y líderes de la temporada en puntos anotados, asistencias y porcentaje de tiro de campo y triples. Casi el mejor ataque (a una décima de la eficiencia ofensiva de los Clippers) y la mejor defensa (98,2 de rating. por detrás Bucks, Spurs y Grizzlies). Su diferencial entre puntos anotados y recibidos (10,1) dejó a años luz al segundo (Clippers, 6,6) y su ventaja entre rating ofensivo y defensivo (+11,4) sólo tiene delante, otra vez, a aquellas dos versiones dictatoriales de los Bulls: +13,4 y +12. Stephen Curry ha ido dejando en la cuneta, uno por ronda, al resto del Mejor Quinteto de la temporada (Davis, Marc Gasol, Harden, LeBron).

Han jugado un baloncesto ultra competitivo e híper estético, la combinación por la que todos venderían su alma al diablo, y son campeones de la NBA por primera vez desde 1975. Sin complejos. Sin miedo y sin apartarse nunca de una idea que se ha apoyado en la varita mágica de Steve Kerr, el primer campeón rookie en un banquillo desde 1982 (Pat Riley) y el padre de un estilo que ha dado sentido a todo y ha hecho mejores a todos: Curry, sin ir más lejos, ha pasado de arquero artístico a MVP. Kerr mejoró la arquitectura defensiva de Mark Jackson y añadió un nuevo e irresistible ataque con aroma a Popovich, Phil Jackson y Mike D’Antoni. Es el triunfo del mejor equipo y es el triunfo de una idea a la que daremos gracias en el futuro: los proyectos ganadores siempre crean discípulos.

Hubo rachas para la esperanza, cambios de ánimo y momentos de resistencia ciega de los Cavaliers. Pero el destino de esta final quedó escrito en el cuarto partido, en el quinto… quizá en el primero tras la lesión de Kyrie Irving o en octubre cuando Kerr puso en marcha este proyecto asombroso. La maldición de Cleveland durará un poco más y el último título de su deporte profesional seguirá siendo el de los Browns en 1954. Este, el de campeón de la NBA 2014-15, es para Golden State Warriors con toda justicia. Su temporada ha sido histórica, una de esas de las que seguiremos hablando siempre. Y lo tienen todo para que las próximas también lo sean. 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »