Domingo 27 de Septiembre de 2020

  • 12.2º
  • Mayormente nublado

12.2°

EL Clima en Saladillo

CURIOSIDADES

20 de junio de 2015

Hoy: Reneé Van Strate y un sueño que nunca abandonó

El SHR, es un proyecto que le llevó más de 50 años poder cristalizar. Finalmente, este Profesor (ya jubilado) de Escuelas Técnicas hizo ver la luz al microcupé Sueño Hecho Realidad.

Su Historia!

En sus ratos libres, vacaciones o hasta incluso quitándole momentos a otros hechos trascendentes de su vida y cuando el bolsillo se lo permitió, el profesor Reneé Van Strate, comenzó en su pequeño “refugio/taller” de calle Iturraspe, a elaborar su proyecto: fabricar un automóvil. Su DNI indica que el “Profe” nació un 17 de junio de 1933 en Progreso (Santa Fe) y de a poco se fue acercando hacia nuestra capital. Con el transcurrir del tiempo comenzó a dar clases en dos escuelas de educación técnica, la ENET Nº 1 Nicolás Avellaneda (donde se recibió de Electrotécnico Nacional en 1954), y la querida ENET Nº 3 Manuel Belgrano. De arranque y por cuestiones de índole sobre todo económicas, tuvo que hacer un gran paréntesis. Pero después de un tiempo retomó el trabajo con ese ímpetu y ganas que sólo tienen los elegidos, continuó con el desarrollo. Y un día de junio del 2010, a los 77 años, con orgullo y emoción, lo hizo conocer públicamente. Logró que el llamado Sueño Hecho Realidad 200, el ahora famoso microcupé SHR 200, saliera a la calle.

De hecho que Van Strate se basó en grandes microvehículos que aparecieron por nuestro país en la época de la década del 50 y principios de los 60. Los mismos nacieron en Europa como consecuencia de la necesidad de movilización de los distintos pueblos de aquel continente después de la II Guerra Mundial. Según diversos historiadores, “la importación de vehículos hasta mitad de los años ‘50 estaba cerrada o al menos sujeta a una gran cantidad de restricciones, pero durante el gobierno de Arturo Frondizi (1957-1959), se plantó la semilla de lo que luego sería la Industria Automotriz Argentina. Se estableció un Registro de Fabricantes de Automóviles y por otro lado se abrió la importación. Estos curiosos vehículos enseguida fueron rebautizados por el público criollo, dándoles el apodo de ‘ratones alemanes’ a causa de su tamaño y forma...”. Y así fueron aparecieron sucesivamente los BMW Isetta 300, los Heinkel y más luego los NSU Prinz II y III, Isard Glas, los Messerschmitt (luego FMR), Maico, Dinarc, Meyra, Brutsch, Champion, Zündapp y tantísimos otros.

La renovación del parque en nuestro país dentro de ese segmento, fueron los Fiat 600, el Citroën 2 CV o el Auto Unión, entre otros.

 

Cuéntelo usted, Profesor

Hecha esta pequeña reseña, Van Strate comentó: “Pasaron más de 50 años, arranqué en 1960 cuando Santa Fe era muy distinto. Aparte de los automóviles de ese momento, el tranvía era quien trasladaba a la gente y empezaban a aparecer las famosas motonetas como la Siambretta, la famosa “Paperino” como asimismo algunos microcupés importados y de industria nacional. Eran prácticamente un tren triciclo. Este SHR, sería el Messerschmitt pero con diferencial, que fue una creación mía”, señaló. “Mire, primero hice un proyecto que ¿sabe cuánto papel vegetal gasté? 13 metros. Después vino la maqueta; cada cosa me llevó un año. Posteriormente el 29 de enero de 1962 comenzó la construcción. Trabajé más o menos durante tres años y tuve que dejar...”.

¿Qué fue lo que más le costó para redondear la idea?

Todo comenzó con la geometría de la dirección para ver qué ángulo de giro tenían las ruedas, en qué distancia se podía girar el coche completamente. Con eso se arrancó, que por cierto no fue nada fácil. Después transmisión (diferencial).

¿El SHR es un biplaza?

Sí, pero además es convertible. La carrocería está hecha toda en aluminio (1,75 mm de espesor); se trabajó primero haciendo un bastidor de madera para moldear la chapa (como se fabricaban los barcos).

Nota: Asociación de Motos y Autos Especiales Santiago del Estero.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »