Domingo 5 de Abril de 2020

  • 14.6º
  • Nublado

14.6°

EL Clima en Saladillo

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

BASQUET

30 de agosto de 2018

La sentida carta del primer entrenador de Manu Ginóbili

Oscar “Huevo” Sánchez, el director técnico que hizo debutar al bahiense en la Liga Nacional, se refirió al retiro del ‘20’ de los San Antonio Spurs

Oscar Huevo Sánchez, no es una persona más en la vida de Manu Ginóbili. Él fue el entrenador que ayudó a forjar la leyenda que es el bahiense hoy en día. El entrenador, que se volvió íntimo de la familia, hizo debutar al escolta en la Liga Nacional de Básquetbol con Andino de La Rioja el 29 de septiembre de 1995.

Tras conocerse la noticia del retiro de la actividad profesional de Ginobili de los San Antonio Spurs, el director técnico escribió una sentida carta en su cuenta de Facebook para su ex jugador.

La carta de Huevo Sánchez para Manu Ginóbili:

"Intentaré escribir todas las sensaciones de tu increíble carrera profesional. Me pondré esta vez como entrenador, y no como analista ni amigo. Fuiste lo que uno desde la banca sueña: un atleta que sólo piensa en aportar las necesidades que un equipo necesita. Soñado para un conductor.

Fuiste siempre líder silencioso desde el ejemplo. Viéndote actuar, bajabas línea para el resto. Fuiste el Mejor Sexto Hombre de la historia de la NBA. Muy pocas veces te presentaron desde el inicio, pero fuiste revulsivo y diste estadísticas desde tu debut contra Peñarol y hasta el retiro con Golden State. Nunca pasaste desapercibido ni necesitaste de hacer una crítica o una declaración polémica ante los medios para que hablen de vos. Hablaste con tu juego.

Imagínate ir siempre al minuto 6/7 y el gran Pop llamándote y vos esperando arrodillado que se corte el juego para ingresar ¡No es fácil asumir ese rol, eh! Fuiste All-Star siendo sexto… de locos.

Te vi triste al perder y te vi desesperado en Indianápolis al no poder estar como querías. Fuiste feliz al ver a tus equipos ganar sin vos y sin los puntos acostumbrados. Teniendo casilleros estadísticos de enorme valía te fuiste amargado a cenar en la derrota. Fuiste generoso en pasar el balón, le diste calidad a tu equipo con ese fundamento. Fuiste en muchos pasajes de tu carrera participe y ejecutor del último tiro (mientras Tim Duncan, por ejemplo, te miraba). Fuiste moderado, buen compañero aun cuando algunos de ellos permanecían con el balón y tardaba en pasarlo. Nunca una crítica o gesto. Fuiste al banco y con esa cara de póker quedabas sentadito, rompiéndola casi siempre y esperando volver luego al juego.

Fuiste Orteguita en penetración. ¡Convenciste a los árbitros del paso 0! Antes que salga la regla. Jugaste con tres pasos y lo sabes, ¡pero era tan linda tu penetración que no valía pitarla! Fuiste guapo, no solamente inteligente y con suerte. En un momento era la "20" donde había que maltratar. Seguiste y no arrugaste jamás. Tuviste la década de la Kinder y Spurs 05/07 que eras un ave, y no por el pico. Ya sin pelo demostraste a la NBA que en el piso se puede jugar, ¡y no a los brincos! En definitiva, fuiste inteligente hasta para decir basta a pesar de la carta de Pop. Con tus estadísticas del pasado año podrías haber jugado hasta los 67, pero preferiste ser sincero y decir basta. Ya no se puede más a este nivel. Se viene el Día de Manu en San Antonio. No sé cómo lo festejarán, pero seguramente con el gran afecto que una población fue conviviendo con tu calidad de persona y profesional. Disfruta de las serpientes y de todos esos bichos que te gustan, y de esa increíble mujer y hermosos hijos (el que baila es Oroño te aclaro) Besos Emanuel. Fuiste un elegido. Hue".

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »