Domingo 19 de Septiembre de 2021

  • 18.7º

18.7°

Nublado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

RUGBY

29 de enero de 2020

Reflexión sobre el rugby y los hechos de violencia resientes

Por Edgardo Castro (Ex jugador y técnico del Saladillo Rugby club).

Durante muchos años fui entrenador de juveniles, escuelita y primera.

Si bien el rugby es un deporte de extremo contacto, tiene un entrenamiento duro y es cierto que los jugadores desarrollan fuerza, tienen un gran desarrollo muscular y una resistencia muy importante a los golpes, también es verdad que todo eso en un 95 por ciento de los casos se usa dentro de la cancha y los entrenamientos.

Jamás he escuchado ni vivido en persona que a un jugador de rugby se le enseñe en el club a ser agresivo fuera de la cancha.

También es cierto que la cultura del rugby te enseña a cuidar a tus compañeros en todo sentido, a tus rivales, tanto dentro y fuera de la cancha.

Esto puede ser muy positivo y en algunos casos aislados mal interpretado por algunas personas. Que vos cuides a tus amigos y compañeros de equipo no significa llegar al punto que llegaron estos pibes (en relación a lo que paso en Villa Gessel).

Cuando digo que puede ser el cuidar a un compañero mal interpretado, como en el caso de este pobre pibe, que el alcohol, drogas o simplemente estupidez humana puedan llevar las cosas a un extremo como este.

Siempre, históricamente, la cultura no del rugby si no de la calle, ha dejado demostrado y con claros ejemplos que cuando varias personas, que se conocen, se juntan, mezclan alcohol o cualquier otra cosa y se genera un hecho de violencia, hay una alta probabilidad que bajo esos efectos no se tenga lucidez de las consecuencias que pueden traer nuestros actos y reacciones ante hechos de violencia estando en grupo.

Esto no es algo que tiene que ver con el rugby o con cualquier tipo de deporte. Es algo real que pasa en la calle en cualquier momento ante cualquier circunstancia de violencia.

Hoy este hecho absurdo, cobarde que le tocó vivir a este pibe y su familia está relacionado al rugby, no va a ser ni el primero ni el último caso lamentablemente de violencia que termine de esta forma, porque ya la sociedad ha perdido valores, como sociedad, hoy tenemos que hacer un análisis de que es lo que estamos haciendo para que nuestros hijos puedan llegar a un extremo de estos.

Acá no pasa por el rugby o lo que sea, acá pasa que estamos pasando tiempos de violencia en todo sentido, tanto física y psicológicamente.

Cuál es la solución? Hacer hincapié en la familia, pero principalmente es un problema de educación.

Para finalizar esta reflexión siempre digo y sostengo lo mismo y voy a morir con este pensamiento. Lo mejor como padre que le puedo dar a mis hijos es la educación, lo demás es secundario.

Edgardo Castro (Ex jugador y técnico del Saladillo Rugby club).

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!