Sábado 6 de Junio de 2020

  • 18.7º
  • Mayormente nublado

18.7°

EL Clima en Saladillo

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

POLITICA

23 de mayo de 2020

Taiana: “Los festejos del Bicentenario valorizaron la democracia y la integración”

El ex canciller recordó el clima de euforia y unidad que hubo durante la celebración, destacó la apuesta de la ex presidente Cristina Kirchner para la masividad de los festejos y calificó como “inolvidable” la noche en que siete presidentes latinoamericanos atravesaron a pie una Plaza de Mayo repleta de gente.

Siete presidentes sudamericanos, con Cristina Kirchner a la cabeza, atraviesan caminando la Plaza de Mayo. Van hacia el palco ubicado sobre Diagonal Norte para ver el Desfile del Bicentenario, punto culminante de los festejos por los 200 años de la independencia. Y lo hacen en medio de una multitud.
“Había en la calle un espíritu de solidaridad, de hermandad regional, de confraternidad tal, que quedó claro que no había ningún riesgo para los presidentes. Fue una noche inolvidable, uno de los momentos más lindos de los festejos”, recuerda el entonces canciller y actual senador Jorge Taiana, protagonista y testigo del momento, en diálogo con Télam.
Luiz Inacio Lula Da Silva (Brasil), Hugo Chávez (Venezuela), Rafael Correa (Ecuador), Sebastián Piñera (Chile), Evo Morales (Bolivia), Fernando Lugo (Paraguay) y José Mujica (Uruguay), acompañaban a la presidenta argentina. Junto a ellos el derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya.
A dos siglos de la Revolución de Mayo unos 10 millones de argentinos participaron durante cinco días, entre el 21 y el 25 de mayo, de uno de los festejos más recordados de la historia nacional.
Taiana, quien fue canciller entre 2003 y 2010, evoca aquellas jornadas y las define como dominadas por “un sentimiento de fraternidad latinoamericana, de comunidad de origen, de voluntad de integración y de aspiración de soberanía, respetando las diferencias y las particularidades de cada país”.

- Télam: ¿En que contexto político-cultural se produjeron los festejos del Bicentenario?
- Taiana: En esos años había en la región un sentimiento pro-integración y de búsqueda de la independencia y de la soberanía muy fuerte. La Unasur y la Celac habían sido creadas muy poco tiempo antes, lo que mostraban una fuerte recuperación de lo latinoamericano y de la autonomía del resto de los poderes del mundo. En ese contexto los festejos del Bicentenario adquirían una dimensión muy trascendente.
 
- T: ¿Qué objetivos se plantearon de cara a los festejos?
- JT: Había una voluntad de homenajear a la propia historia argentina. Recordemos que cuando fue el Centenario de la independencia la Argentina se encontraba en Estado de sitio. Fue Centenario limitado por los conflictos sociales de la época. Entonces la actitud preponderante en 2010 era homenajear el sentimiento de unidad en la región y poner en valor los elementos constitutivos y los logros de los 200 años de independencia.
  - T: El Bicentenario tuvo una dimensión muy importante, tanto por las actividades políticas, artísticas y culturales como por la participación popular ¿Cómo se gestó todo aquello?
- JT: Cristina Kirchner tuvo un rol decisivo. Fundamentalmente en la decisión de que hubiera actos masivos. Muchos de nosotros no estábamos tan seguros de que esa fuera una gran idea. Pensábamos que juntar multitudes en el centro de la Ciudad  tenía el riesgo del desborde. Desfiles, recitales, acróbatas, una gran movida con ciento de miles de personas en las calles nos parecía arriesgado.  Pero la que siempre tuvo confianza de que eso se podía hacer, y de que cuanto más gente hubiera era mejor, y que menos problemas iba a haber, fue Cristina.  
 
- T: Usted participó de la organización del Desfile de la Integración, donde confluyeron las distintas comunidades que fueron constituyendo la Argentina contemporánea ¿Cuál fue la apuesta de esa actividad?   
- JT: El Desfile de la Integración fue el 23 de mayo sobre la 9 de Julio. Allí desfilaron más de 4000 personas de diferentes comunidades, representantes de franceses, armenios, bolivianos, lituanos, pueblos originarios, etc. Tenía el sentido de poner en valor la diversidad cultural y su integración. Consideramos que todas esas comunidades habían hecho un gran aporte a la construcción de una identidad argentina en un mundo donde ya estaban apareciendo signos de racismo y xenofobia.  
 
 
- T: En un hecho inédito los presidentes de los países de la región que participaron de los festejos cruzaron caminando la Plaza de Mayo en medio de una multitud ¿Era algo que estaba previsto? 
- JT: Eso fue el 25 a la noche. Después de la cena en la Casa Rosada se decide salir e ir caminando hasta el palco. Era atravesar una Plaza de Mayo llena de gente para llegar a Diagonal Norte, donde estaba instalado el palco, para ver el desfile del Bicentenario. Fue algo impresionante. Incluso los presidentes estaban sorprendidos. Ir caminando fue una decisión que se tomó en ese momento. Ir en una camioneta era mucho más complejo por la cantidad de gente. Había en la calle un espíritu de solidaridad, de hermandad regional, de confraternidad tal, que quedó claro que no había ningún riesgo para los presidentes. Fue una noche inolvidable, uno de los momentos más lindos de los festejos. 
     
- T: Cuál fue la reacción de los presidentes, teniendo en cuenta que en general están lejos de la gente y rodeados por grandes operativos de seguridad. 
- JT: Es que fue una fiesta, una fiesta a la que se sumaron los presidentes. Estaban todos muy admirados. Lula, Correa, Mugica, que decía ‘estos argentinos…’, todos. Estaban conmovidos porque la gente los reconocía pero fundamentalmente porque las reuniones de presidentes suelen ser una especie de cápsula asilada y separada por mecanismos de seguridad y esto era otra cosa, era una inmersión de los presidentes en una fiesta popular.
 
- T: Además de los siete presidentes sudamericanos estaba Manuel Zelaya, quien el año anterior había sido desplazado de la presidencia de Honduras por un “golpe blando” ¿Por qué se decidió incluirlo?
- JT: Fue un gesto político invitarlo. Era claro que el gobierno que lo había reemplazado era ilegítimo. Fue un reconocimiento y, en cierto sentido, un llamado de atención sobre ese tipo de golpes contra la democracia. Pensemos que desde el derrocamiento de Zelaya para acá la democracia no se ha fortalecido en la región, ya que hemos visto otras formas de golpe, unos blandos y otros no tanto.
 
- T: Entre los presidentes estaba Sebastián Piñera, cuya perspectiva política e ideológica era diferente al del resto de sus colegas ¿Cree que se sintió cómodo?
- JT: Más allá de las diferencias políticas e ideológicas las relaciones con Chile y con Piñera eran muy cordiales y de trabajo en común. Además, la libertad y la independencia de Chile está inexorablemente ligada a la evolución de la revolución de mayo y, por supuesto, a la acción de San Martín ¿Cómo no iba a estar Piñera? Y estaba contento y muy bien considerado por todos. Había un sentimiento de fraternidad latinoamericana, de comunidad de origen, de voluntad de integración y de aspiración de soberanía, respetando las diferencias y las particularidades de cada país.
 
- T: ¿Cuál es el hecho o la anécdota que elegiría de aquellos días?
- JT: Recuerdo que estaba todo el mundo muy contento. Recuerdo que Cristina bailaba y que Néstor el decía “no bailes, no bailes”. Ella estaba muy entusiasmada y muy contenta. Lo estaba porque, en buena medida, lo que estaba pasando era obra suya. Estábamos todos muy contentos y ellos dos especialmente.
 
- T: ¿Qué queda de aquel festejo hoy?
- JT: La conciencia histórica y la experiencia social de los pueblos queda. Creo que la celebración del Bicentenario fortaleció la autoestima de los argentinos y planteó una visión de nuestra propia historia donde la diversidad cultural tiene una importancia grande, al igual que la tolerancia y el respeto a la diferencia. También se valorizó la democracia, a los pueblos originarios, a la inmigración y la perspectiva de una Argentina con desarrollo industrial, integrada a la región y con un Estado activo. Creo que estos conceptos siguen presentes en la conciencia de la mayoría de los argentinos y que son parte de las cosas que nos mantienen unidos y nos identifican como sociedad.  

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »