Viernes 5 de Marzo de 2021

  • 30.1º
  • Mayormente nublado

30.1°

EL Clima en Saladillo

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

EFEMERIDES

23 de octubre de 2020

El Rey Pele cumple hoy 80 años

La estrella brasileña fue tres veces campeón del mundo con su selección y marco toda una epoca

Sus padres fueron João Ramos do Nascimento «Dondinho» y María Celeste Arantes.​ Dondinho había sido jugador del Atlético Mineiro, pero vio truncada su carrera deportiva cuando en su primer partido con el Mineiro se golpeó la rodilla, tras un choque con el defensa Juvenal, y se rompió los ligamentos.​ Lo contrató el BAC, por lo que se mudaron a Baurú, allí siempre pasaron apremios económicos.

Dico, como era conocido en su infancia,​ creó un equipo con sus amigos de barrio al que llamaron Ameriquinha, que se llevó el torneo de la ciudad.​ Después de esto pasó a las divisiones inferiores del equipo del Baquinho, donde jugaba Dondinho y que era entrenado por Waldemar de Brito, internacional con Brasil en la Copa Mundial de 1934. Por esos años jugó por un tiempo fútbol-sala en el Radium. Waldemar de Brito lo ayudó a perfeccionar su juego y convenció a su madre, quien no veía al fútbol como una profesión, para que abandonara su empleo en una fábrica de zapatos, en el que cobraba un sueldo de 2 dólares al día​ y su casa para irse a jugar al Santos de São Paulo.

A su llegada a Santos, participó por un tiempo en las categorías inferiores, si bien pudo practicar con los titulares. Pese a tener grandiosas actuaciones se le exigió que debía mejorar su complexión física debido a que era muy delgado. Poco a poco adquirió la forma para lograr debutar con el Santos. Sin embargo, después de caer en el torneo sub-16 de São Paulo, donde falló un penalti, decidió irse del club, pero fracasó en su escape y debió permanecer allí. Finalmente y después de cambiar de opinión, debutó con el Santos ante el Corinthians de Santo André en partido amistoso, anotando un gol (este no fue tenido en cuenta en el conteo de goles debido a que no fue un partido oficial). Su debut oficial con el equipo santista fue ante el Cubatão el 7 de septiembre de 1956, sin haber cumplido los 16 años y anotando un gol. Pronto Pelé logró sus primeras conquistas logrando durante este período el Torneo Paulista (edición 1956, siendo goleador de su equipo) y el Torneo Río-São Paulo (edición 1957).

Pelé era muy conocido en el ambiente paulista, pero aún no lo era a nivel nacional. Esto cambió después de un torneo realizado en el Estadio de Maracaná, cuando se organizó un torneo entre varios equipos brasileños y algunos europeos. En el partido del debut ante el Os Belenenses de Portugal, convirtió 3 goles. Jugó también ante el Dinamo de Yugoslavia, el Flamengo y el São Paulo, anotando un gol en cada partido. Con tal actuación logró que Vicente Feola, el entrenador de Brasil, se fijara en él y lo convocara a la selección, con menos de un año de haber debutado como profesional. Su debut fue el 7 de julio de 1957 contra Argentina en el Maracaná por la Copa Julio Roca, y aunque anotó, Brasil perdió 2-1. Tres días después por el mismo torneo ante Argentina en el Estadio Pacaembú, Brasil ganó 2-0 anotando Pelé uno de los goles. Así, Pelé no solo lograba reconocimiento nacional, sino que debutaba con la selección brasileña, anotando además sus dos primeros goles con la verdeamarela.

Sin embargo, ese año no sería todo victorias para Pelé. En noviembre de 1957 el Santos caía 6-2 con el São Paulo con una actuación magistral de la estrella del São Paulo: Zizinho, lo cual hizo que fueran estos los que se llevaran el Torneo Paulista.

Cuando la selección uruguaya consumó la hazaña de ganarle a Brasil 2-1 en el Maracaná para quedarse con el título mundial en 1950, Pelé vio llorar a su padre, Dondinho, también ex futbolista que truncó su carrera por una lesión. Le prometió entonces que en el futuro, él ganaría una Copa del Mundo. Lo consiguió apenas ocho años más tarde, en el Mundial de Suecia 1958, y luego ganó dos más, en Chile 1962 y en México 1970.

Pelé se retiró del fútbol el 1 de octubre de 1977 en un partido homenaje jugado entre el Cosmos y el Santos en el estadio de Los Gigantes de Nueva York. El brasileño gritó entonces “amor, amor, amor. Estoy muy feliz y quiero aprovechar la oportunidad para pedirles que ayuden siempre a los desamparados, especialmente a la niñez, necesitada de todo el mundo”. “Todo el mundo debería agradecerte. Tenés una cabeza y un corazón que permitieron poner los pies al servicio del fútbol y todos los deportistas de mundo deberían inclinarse ante tus pies”, le dijo entonces Muhammad Alí

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!