Sábado 22 de Junio de 2024

  • 18.1º

18.1°

EL Clima en Saladillo

GENTE

4 de abril de 2023

Gerardo Weiss, el peluquero que custodia el legado de los Beatles

Su peluquería abrió en el Bajo Flores en 1988  como un homenaje a la banda de Liverpool. Desde entonces atesoró posters, videos, y recuerdos de los cuatro músicos y se dedicó a reproducir los cortes que alguna vez lucieron John, George, Paul y Ringo para famosos y desconocidos. 

Por Eva Marabotto
Hay un pequeño local de Flores, a pasos de la autopista donde uno puede sentirse en Abbey Road. Donde los flequillos vuelven a tapar los ojos y los cortes taza siguen de moda. Es la “Pelubeatle” de Gerardo Weiss Kalpakian, un fanático de los Beatles, desde que escuchó uno de sus temas mientras jugaba a la pelota en un club de barrio, cuando tenía 11 años. “Les dije a mis padres que me gustaban y ellos me compraron todos sus discos. Desde entonces colecciono posters, fotos, muñecos y toda clase de merchandising que compré en Parque Rivadavia, y en viajes al exterior, incluso en Liverpool, donde estuve en 2015”.
Con semejante colección el negocio es una peluquería pero también un museo. Hay un John Lennon que canta, fotos de agencias internacionales de noticias y maquetas de los Fabulosos Cuatro en todos los tamaños.  “Algunos de estos tesoros me los regaló  Barry Hayden, el peluquero de los Beatles cuando viajé a Inglaterra, Él me dijo que además de la de Penny Lane hay otras dos en Illinois, Estados Unidos, y en Tokyo, Japón. Y la mía es la cuarta y única en Latinoamérica”,  El dato se multiplicó en los canales de televisión y las redes sociales y la historia de la peluquería en homenaje a la banda de Liverpool que Weiss creó en 1988 en lo que era la cocina de su abuela armenia llegó hasta el Reino Unido, contado por la BBC, pero también a Rusia y a Japón. “Viene gente de todas partes a ver el local. El otro día me tocaron el timbre unos mexicanos. Me dicen que cobre entrada, pero yo no estoy para eso. A mí me gusta cortar el pelo. Mi trabajo me despeja”.
Sin embargo, aunque en el local donde se pasan videos y películas musicales que salen de una bien nutrida colección, no solo se escucha “Let it Be “ y la discografía beatle. Lejos de las dicotomías, Weiss se confiesa fanático de los Rolling Stones, de Eric Clapton y de los grandes músicos locales: Charly García y Luis Alberto Spinetta. “Nunca reggaeton ni Arjona”, apunta el hombre que logró anotar a su hijo con el nombre de “Lennon”.
Por eso, entre el ventilador que tiene en las aspas los rostros de John, Paul, George y Ringo y las batas y los sillones de peluquería estampados con fotos seleccionadas de los Beatles y los colores estridentes de los uniformes de la tapa de Sargent Pepper hay sillones y batas dedicados a los dos argentinos.“Durante la pandemia Charly se quedó con la bata que tiene sus fotos. Una vez me invitó a ver a Rango Star en el Gran Rex”, cuenta Gerardo, que tiene una amistad con el músico pero nunca le cortó el pelo. “Tengo el sueño de hacerlo y dejarle el pelo más largo, como en la época de “Clics Modernos”, avisa.
Al que sí le atendió el pelo es al Flaco Spinetta y no tuvo empacho en decirle que “lo tenía muy finito”. El resultado fue que Luis Alberto se ofendió y se vengó dándole el número de su peluquero al Doctor  Tangalanga. Por eso, durante varios meses, Weiss fue objeto de varias cargadas telefónicas del célebre humorista. Incluso puede vérselo contar la historia en un documental titulado “Las víctimas del Doctor Tangalanga”. Finalmente logró hacer las paces con Spinetta y las cargadas se terminaron.
El autor de “Muchacha ojos de papel” no fue el único que le confió su cabellera. En las paredes de la “pelu” se lo ve a Weiss con Walter Giardino de “Rata Blanca”, con David Lebon y con Miguel Cantilo. “Miguel vive en España pero vino a pedirme consejos sobre cómo mantenerse el pelo”.
Fuera del ámbito musical, el hombre que empezó su carrera con Pino, Leo y Lina y luego con Roberto Giordano, le cortó el pelo a varias modelos y actrices, cuyas fotos exhibe en las paredes de su negocio. También lo hizo en un Congreso de Cine Porno que se realizó en Costa Salguero. “Eso y una fiesta de conejitas de Playboy fue lo más bizarro que me dio la profesión”, recuerda.

Mientras aclara que lo suyo son los cortes a tijera y no con máquina y que fue un adelantado a la hora de teñir el pelo de sus clientes de dorado o plateado, Weiss confiesa que no puede mirar a la gente sin pensar en su pelo. “Una vez me presentaron a Graciela Alfano y me decían que era un minón. Yo solo podía ver que tenía el pelo quemado”, grafica.
Cuenta el peluquero que se dio el lujo de darle la mano a Paul Mc Cartney en el hall del hotel en el que el músico paró en Buenos Aires en 2016 y sueña con que alguna vez el Beatle llegue a su local a pedirle uno de sus cortes del pasado. Detrás de la puerta de entrada tiene un póster que documenta cada uno de los estilos que tuvo la cabellera de los Fav Four desde sus comienzos hasta su separación. Y jura que cada uno de ellos tiene sus adeptos que son de las más diversas generaciones: “A veces entran chicos que me señalan con el dedo uno de esos cortes para que se los haga”. En diciembre un caño roto en la terraza generó que el agua entrase al local y Gerardo perdió algunos de sus tesoros. Mientras rescataba lo que podía, en plena obra las paredes se electrificaron y tuvo que reparar la instalación eléctrica. Le tocó remodelar el local por completo. Por eso considera que  la “Pelu Beatle” vive una etapa de relanzamiento porque  a sesenta años de “Please, Please me” el legado de la banda de Liverpool sigue vivo en ese espacio del pasaje Esutaquio Cambieses, a metros de la autopista, en el Bajo Flores.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!