Jueves 28 de Octubre de 2021

  • 22.2º

22.2°


PROVINCIAL DE CLUBES DE BASQUET

5 de agosto de 2016

El Provincial si, el provincial no?

¿Alcanza con juveniles para una competencia de hombres?
¿La idea es participar para permanecer o buscar el ascenso?
¿Cuál es el objetivo del Provincial de Clubes para la mayoría de los participantes?

A pocos días de iniciarse la competencia más importante de la Federación de Básquet de la Provincia de Buenos Aires hay varios interrogantes que nos hacemos sobre el Provincial de Clubes de Básquet.

Lo primero que habría que hacer es comenzar con tiempo y con un equipo de trabajo, fundamentalmente con gente que sepa de qué se trata el básquet. Es mucho el esfuerzo que se necesita y por ejemplo en Saladillo se tiraron por la borda más de diez de años de un gran esfuerzo por llevar al básquet al sitio más alto de la provincia. Luego de algunos años mesiaticos y deambular por la ya extinguida Liga del Centro, se volvió a participar en la Asociación Chivilcoyana.

Por tal motivo nos pareció bueno transcribir una nota del Tano Zangara:

 

¿Alcanza con juveniles  para una competencia de hombres?

¿La idea es participar para permanecer o buscar el ascenso?

¿Cuál es el objetivo del Provincial de Clubes para la mayoría de los partícipantes?

Si hiciéramos una encuesta entre los clubes que se suman al Provincial de Clubes y realmente se fijan como objetivo el ascenso a una categoría superior, seguramente la mayoría respondería negativamente.

Lo se busca en este certamen es dar un salto de calidad en relación con el torneo doméstico, tener una competencia más nutrida, o premiar a quiénes durante gran parte del año se bancaron el local, como pasa en la mayoría de las asociaciones, donde se juega por amor al deporte.

No es lo mismo un Provincial de Clubes que un Federal, y ni hablar un TNA, escalones que preceden al primer eslabón de la Federación Bonaerense.

Son pocos los que apuestan, lo que invierten en figuras relevantes y aquellos que lo hacen  marcan la diferencia “a la hora de los bifes” ya que el básquetbol es un deporte lógico y no hay milagros.

Lo bueno es ser sinceros a la hora de definir ¿para que jugamos? Por el solo hecho de participar, darle al público una competencia de mayor nivel y ser protagonistas que no está mal o apostar a un objetivo superador que, es cierto, no está al alcance de todos.

Cuando la “americana” empiece a “volar”, cuando llegue la hora de jugar, sabremos de la verdadera realidad de una competencia que además es ignorada por fuertes escuadras de la Provincia que se desentienden y que prefieren priorizar su campeonato (ejemplo Bahía) o apostar a los torneos de inferiores buscando el desarrollo de sus jugadores (NdR: cuando la comisión esta formada por padres, por ejemplo) por sobre el estímulo que significa avanzar con logros deportivos a nivel institucional, el cual a su vez también aumentaría las expectativas de los jugadores locales.

Texto: Carlos Zangara.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!