Domingo 25 de Febrero de 2024

  • 17.1º

17.1°

EL Clima en Saladillo

INTERNACIONALES

16 de octubre de 2023

"Fue un holocausto de un día", dijo el cuñado de León Gieco

"Lo ocurrido fue una masacre, no podemos permitir que pase otra vez", advirtió Alex Scherman en diálogo con Télam desde su casa en Lehavim -localidad israelí a 108 kilómetros de Tel Aviv y 40 de Gaza, adonde Hamas llevó por la fuerza a al menos 120 israelíes en calidad de rehenes, incluido su hijo Ron de 19 años que está cumpliendo con el servicio militar. 

Por Eurídice Ferrara Alex Scherman: "Vivimos en directo el ataque del Hamas porque desde que comenzaron las explosiones en la base militar, Ron nos llamó" / Gentileza: familia Scherman. El cuñado del cantante León Gieco y padre de Ron, el joven de 19 años que fuera secuestrado el pasado 7 de octubre por el grupo palestino Hamas mientras cumplía con su servicio militar en Israel, dijo estar en "shock", y que espera que todas las personas secuestradas en territorio israelí regresen con vida, porque "no podemos permitir más esto".
"Lo ocurrido fue una masacre, no podemos permitir que pase otra vez, fue un Holocausto de un día y no le deseo a nadie que tenga que pasar por esta situación", advirtió Alex Scherman en diálogo con Télam desde su casa en Lehavim, una localidad israelí del desierto del Neguev, al norte de la ciudad de Beersheba, a 108 kilómetros de Tel Aviv y 40 de la Franja de Gaza, adonde los milicianos del Hamas llevaron por la fuerza al menos a 120 israelíes que permanecen en calidad de rehenes. 

Desde la madrugada del sábado pasado, Alex se encuentra encerrado en su casa con su familia, donde cada vez que dialoga con medios de comunicación, abraza la esperanza de que su país recobre la paz, y expresa como "necesario" que su hijo, Ron, y todas las personas secuestradas por el grupo islámico Hamas, retornen con vida a sus hogares.

Desde Israel, Alex dialogó con Télam para contar cómo sobrellevan el secuestro de Ron, quien realiza, desde hace un año, el servicio militar obligatorio en su país.

"Estamos en nuestra casa desde donde hacemos todo lo que podemos desde las redes sociales, realizamos entrevistas y dialogamos con gente influyente tratando de coordinar el envío de medicamentos a los rehenes porque, por ejemplo, mi hijo es asmático y necesita un inhalador. Pero Hamas no hace contacto, aunque creemos que la Cruz Roja podrá ingresarlos mañana", explicó esta tarde.

Sobre el estado de ánimo de su familia, dijo que están "completamente cansados y con la esperanza de que mi hijo esté bien, así que no perdemos la esperanza".

Alex explicó que vivieron "en directo el ataque del Hamas porque desde que comenzaron las explosiones en la base militar, Ron nos llamó por teléfono".

Su hijo "estaba con remera, pantaloncito corto y ojotas, y nos dijo que con el bombardeo tuvieron que ir al refugio desde relataba qué ocurría paso a paso, hasta que en un momento dijo que no podía hablar más, así que desconectó y empezó a relatar por WhatsApp los sucesos".

Lo último que supieron de Ron fue a través de sus mensajes de texto, desde donde el joven explicó sobre los tiroteos y órdenes expresadas en árabe. En un momento nos dijo: "No puedo hablar más, estoy terminado, los quiero mucho. Chau. Y desconectó el teléfono", relató su padre mientras en la ciudad de Tel Aviv comenzaron a producirse manifestaciones reclamando la renuncia de Benjamín Netanyahu.

Si bien Alex y su familia quedaron petrificados, porque "sabíamos que no íbamos a tener más a nuestro hijo", recuperaron la esperanza cuando, a través de las redes sociales, apareció un video donde pudieron ver a Ron con vida junto a otros jóvenes, con los brazos arriba de la cabeza y con cara de pánico.

"Es la única información que tengo de él hasta el día de hoy", explicó Alex.
Desde entonces, el ejército israelí está en contacto con él y demás familias de los rehenes, pero es poca la información que reciben.

"Lo único que pudieron decirnos es que nuestro hijo está en manos de un grupo terrorista", explicó.

"El Hamas tendría que ser un gobierno que le dé a su pueblo buen nivel de vida, educación, comercio y estudios, pero los fondos que reciben los usan para armamentos. La gente vive, en Gaza, en la pobreza, y de esta forma no hay futuro", explicó.

Alex consideró que a los integrantes del Hamas "no les importamos, no piensan como nosotros, quieren matarnos, que no estemos acá. Asesinaron a una abuela porque es familiar de un soldado, a un chico de cinco años le cortan la cabeza porque iba a ser un soldado, a una mujer la violaron porque iba a tener un hijo que se convertiría en soldado… no son seres humanos", calificó.

Alex se mostró "muy angustiado y con incertidumbre" por la situación de su hijo y su país. Y deseó que "todos nuestros hijos regresen a Israel sanos, que haya paz, que Gaza florezca y que también pueda ser un lugar hermoso. Desde acá vamos a hacer lo posible para que una cosa como esta que ocurrió no vuelva a pasar nunca más.

"Lo que pasó fue una masacre, no podemos permitir que pase otra vez, fue un holocausto de un día y no le deseo a nadie que tenga que pasar por esta situación", concluyó.
 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!